¡Conoce a nuestros artistas!

¡Conoce más sobre nosotros!

Creemos
en el tatuaje como

Forma
de vida

Valor cultural y

Arte noble.

Por eso nos llamamos

Noble
art.

El arte expresa

Emociones
y carácter

Nosotros lo hacemos
a través de la

Tinta

En el lienzo más auténtico

La piel.

Somos un

Colectivo
artístico

Formado por

del tatuaje que demuestran
que el arte requiere
de creatividad, precisión,
habilidad y talento.

Somos

Calle,

pero también

Lujo.

Somos

Cultura
y estilo.

Somos

Noble
art.

NOBLE ART nace en 2018 de la mano del artista del tatuaje, Matías Noble, que tras recorrer medio mundo formándose, y convirtiéndose rápidamente en un referente internacional, regresa a su hogar para fundar su propio estudio en el que, desde el inicio, marco unos altos niveles de excelencia artística y del trato al cliente. Una tarea que no lleva a cabo solo, sino junto a un equipo, una familia, de excelentes artistas del tatuaje comprometidos con el mismo propósito

NOBLE ART acerca al público una nueva forma de entender el mundo del tatuaje a través de un espacio innovador, que rompe con todo lo hasta ahora conocido en el sector, y con un excelente equipo de artistas del tatuaje.

En NOBLE ART entendemos que el tatuaje no es una moda, es cultura, y por ello buscamos que el concepto del tatuaje orbite alrededor del arte y la elegancia.

Cada cliente tiene una historia importante que desea dejar escrita en su piel de por vida, y el estudio está diseñado y enfocado para ofrecerle la mejor de las experiencias. Una atención personalizada, cercana, generando confianza, asegurando la mejor calidad del tatuaje y respetando la personalidad de cada persona.

Sin lugar a duda uno de nuestros principales valores diferenciales respecto a otros estudios/tatuadores es la experiencia premium que deseamos que vivan los clientes al acudir a NOBLE ART.

Mátías Noble empezó a tatuar a los 25 años, en el 2012, motivado por un amigo que insistía mucho en que aprendiera para tatuarlo, aprendió, lo tatuó y todo comenzó.

Especialista en tatuajes en blanco y negro. Su originalidad radica en las composiciones de sus diseños y su forma de aplicar los contrastes en el tatuaje.

Se inspira en arte externo al tatuaje: pintura, fotografía, ilustración, nuevas tecnologías que, junto a la naturaleza, son una fuente que multiplica a su creatividad.

Un objeto recurrente en sus diseños es un pedazo de reloj roto representando el paso del tiempo. Algo que escapa de nuestro poder y acaba marchándose para nunca volver. Matías tiene muy claro que el tiempo es el más preciado tesoro de la humanidad, aunque pocas personas se den cuenta de ello, y por esto mismo que lo exprime al máximo y trabaja sin cesar para vivirlo intensa y productivamente.

Es un artista exigente que busca siempre mejorar la calidad de su obra. Trabaja sin parar para perfeccionar la aplicación de sombras, apostando por la creatividad y originalidad en los diseños.

Admira a bastantes artistas del tatuaje, pero su inspiración la encuentra en artistas externos al sector.

Es una persona dedicada 100% al tatuaje y lo que lo rodea. Actualmente, y de manera paralela, desarrolla la creación de una cadena de estudios original y diferente a lo que existe. Para él el tiempo libre no existe.

Le gustan las marcas como Gucci, Louis Vuitton, Prada, Off-White , Balenciaga por su perfección en el detalle, su criterio de alta calidad, pero día a día viste todo aquello que le gusta, que le hace sentir cómodo. Sin fijarse en la marca que es.

Sus lugares favoritos de València son: calle Ramon Llull 41, dirección del estudio NOBLE ART, la preciosa zona marítima de València y el casco antiguo, El Carmen.

Para él NOBLE ART no es solo un estudio de tatuajes. Es una comunidad, un grupo de personas compartiendo la misma ambición de crecer y mejorar. Lo que más le gusta es respirar ese ambiente positivo y destructor que lo puede todo.

Hernán es una joya que hemos importado desde Uruguay.

Niega aceptar que tiene vocación, aunque la tiene. Describe su trabajo como “un trabajo como cualquier otro, vamos cualquiera puede hacerlo” aunque a él, sea cual sea el trabajo, le gusta hacer las cosas bien y ya.

Es experto en realismo en blanco y negro, de momento.

Se inspira viendo a otros tatuadores que considera buenos y trabaja en base a la idea del cliente, si este no tiene se preocupa en averiguar algo que le guste o identifique.

Tiene en alta estima los valores de humildad, el trabajo duro, pensar mucho, los detalles, la constancia y la perseverancia. Dicen de él que es perfeccionista y paciente. Aunque él, fiel a su ser rebelde, lo niega.

Vive empeñado en ser la mejor versión de sí mismo el día del tatuaje.

Su gran referente, su hermano, Matías Noble. Y sigue e interesa como lo hacen: Bscopezz, Fredtattoo, dmitrysamohin, Anrijsstraume, okamitattoo, sergiofernandeztattoo. Le encanta empaparse de todos pues de todos admite que aprende.

Trabajar es su afición y cuando termina estudia música, toca el piano o lo que encuentra a mano.
No es de marcas y el único lujo que se permite es Apple, y por supuesto, para trabajar.

A NOBLE ART lo une la pasión por el trabajo y un crew inigualable.

Nacho Frías no tiene solo un apodo, según el grupo de amigos a quién preguntes unos le conocen por Nacho, otros por Frías, y la mayoría de sus amigos por Morti. Nacido y residente en València. Aunque ha pasado alguna temporada en Holanda y Mallorca.

El sector del tatuaje, y el mundo artístico en general, le resultó atractivo siempre. Tras estudiar y dedicarse al diseño de producto y mobiliario durante 10 años cumplió treinta, se hizo su primer tatuaje y todo cambió.

Lo que más le atrae del mundo del tattoo es poder plasmar en la piel algo tan significativo para la gente que decide marcarse para toda la vida. “Lo gratificante del día a día, es saber que estás haciendo algo que una persona va a verse cada día y va a alegrarse al verlo.”

Además, se siente muy satisfecho de la posibilidad de depender del esfuerzo de uno mismo para poder vivir de tu trabajo.

“Saber que siempre hay margen de mejora y caminos nuevos que investigar. Pero, sobre todo, el hecho de poder vivir de algo que te encanta hacer, para mí no es un trabajo, es un hobby que me pagan por hacer.”

Nacho, actualmente, se centra en el realismo cuidando al máximo el detalle, las texturas, los contrastes, siempre procurando que queden bien y que vayan a aguantar el paso del tiempo. No le gusta encasillarse y ha comenzado a investigar el new school.

Suele inspirarse en otros artistas, de todo tipo de especialidad, como la fotografía, la ilustración, el street art, comic, tatuaje…

Al recibir el proyecto a trabajar le gusta ordenar mentalmente las posibilidades de la composición y buscar imágenes que puedan encajar en lo que tiene en mente. Ir colocando las imágenes en la fotografía de la zona a tatuar y ver cómo funcionan.

Los valores que traslada son la profesionalidad, motivación, esfuerzo, buen rollo. “Siempre intento crear un vínculo de confianza y cercanía con el cliente para que estemos más cómodos y todo pueda fluir mejor. En general, tanto con mi cliente como con el resto de los compañeros y sus clientes, considero muy importante tener un buen ambiente de trabajo.” Su máxima: siempre intenta trabajar cada proyecto como si fuera para él mismo. 

Sigue de cerca a los tatuadores Xavi García Boix, Jeff Gogue, Victor Chil, Timmy_b, Dave Paulo, Chris Rigoni, Dmitry Samohin, Matrule, entro otros muchos. Dentro del arte urbano, Nychos,Pichiavo, Dulk, Craola y tiene a Dalí como referente en pintura.

En su tiempo libre se dedica a sus otras pasiones: música, cine, viajar, pintura, ocio con amigos y familia.

Si le preguntas por sus marcas de cabecera te dirá que Carhartt y Nike.

Su lugar favorito de València: Port Saplaya, también conocida como la pequeña Venecia.

De NOBLE ART le gusta la ambición de todo el equipo, que les contagia Matías Noble. Ser una familia que se ayuda y nos preocupa por los demás, las ganas de trabajar, el buen ambiente que se respira en el estudio. “No es simplemente un lugar dónde ir a trabajar, todos somos NOBLE ART.”

Se llama Jorge, se apellida Camacho, y de ahí su apodo a la hora de tatuar y el verdadero nombre por el que lo conoce la mayoría de la gente.

Aunque nació y reside en València, desde hace treinta años pasa largas temporadas trabajando entre Canadá y Suiza, lugares que le encantan y que aconseja a todos que los visitéis algún día.

Siempre ha estado interesado por el mundo del arte, ya que la mayor parte de su familia se dedica a la artesanía, ya sea joyería, escultura o cerámica. Desde pequeño comenzó a dibujar, su padre fue un gran apoyo que le enseño y le ayudo a mejorar.

Su relación con el mundo del tatuaje empezó al ver los primeros tatuajes que se hizo su hermano mayor. En ese momento descubrió su interés por esa especialidad, y a la vez, por un estilo de vida que no conocía, que no imaginaba que acabaría formando parte su vida, y a la que acabaría dedicándose al 100%.

Nos cuenta que tuvo mucha suerte de encontrarse con grandes artistas que le ayudaron a comenzar en esto. El principal fue Matías Noble, el creador de lo que es hoy en día NOBLE ART.

“Desde que me conoció y vio mi interés por el mundo del Tattoo no dudo en ningún momento en enseñarme todo lo que sabía y ayudarme a emprender mi camino como tatuador y, actualmente, a seguir creciendo juntos con todo el equipo que somos en el estudio. Aunque seamos tatuados de diferentes estilos nos ayudamos mutuamente para crecer todos juntos, ya que cualquier opinión puede contribuir a mejorar el diseño y conseguir el mejor resultado posible.”

Su especialidad es el realismo en negro y grises, es lo que siempre le ha gustado. Intenta hacer un tatuaje lo más bonito posible, con una buena estética, y procura acoplar el tatuaje lo mejor posible al cuerpo de cada persona para que fluya y se vea bien a una cierta distancia. No le convencen los tatuajes muy dark y valora que se vean y se entiendan de una manera clara y definida.

Indispensable para él es comenzar su proceso de trabajo con una reunión con el cliente en la que le cuente la idea que representa el tatuaje que quiere hacerse y en qué zona del cuerpo se lo quiere hacer.

“Conocer bien a la persona y entender lo que desea expresar realmente es uno de los pasos más importantes”, nos cuenta.

Después de todo esto dedica muchas horas a crear el proyecto. Y como es un artista minucioso no se pone en acción hasta volver a reunirse con el cliente para enseñarle el diseño que ha preparado para él.

En sus tatuajes busca siempre la originalidad, pero, sobre todo, mostrar las ganas y el esfuerzo que ha puesto en cada trabajo, intentando superarse y expresar, de la mejor de las maneras, la idea del cliente.

Su meta en cada tatuaje es que el diseño les encante a los dos, al cliente y a él, para que el trabajo sea muy satisfactorio.

Siempre se exige gran calidad y suavidad en las sombras, mucho contraste y, lo más importante, ya sea porque hay una gran historia detrás del tatuaje o solo se busque la estética, dedicar las horas que hagan falta para que el trabajo final sea perfecto.

Camacho siente admiración por todas las personas que expresan su arte, ya sea en la calle o en un museo, y son tantas a las personas que admira que le es imposible enumerárnoslas, sin embargo, nos cita a tres referentes en el mundo del tatuaje: Matías Noble, Borja Okami, y Miguel Ángel Cansecos.

Le encanta entrenar, le apasiona todo lo relacionado con el mundo del motor, y no dudaría en recomendaros ir a pasear por la playa de València y disfrutar de su buen tiempo.

Sus marcas favoritas son Off-white, Supreme y Nike

¿Qué nos cuenta de NOBLE ART? Que son una gran familia. Pasan la mayor parte del tiempo juntos, ya sea en el trabajo, haciendo algún viaje o saliendo a dar un paseo por la ciudad. “Pasamos ratos muy divertidos y estar con ellos me hace mejorar e intentar superarme día a día.”

Jesús Usero Gascueña, más conocido por Jesús Gaskon, nació en Madrid hace cuarenta y seis años.

Desde pequeño se interesó por el mundo del arte, siempre estaba con un lápiz o un pincel en la mano. Esa pasión le llevo a estudiar bellas artes. Al acabar la carrera decidió dedicarse a la docencia e impartió clases de plástica. Más tarde descubriría el mundo del tatuaje y las cosas que se podían hacer en la piel. Vio en el tatuaje una nueva disciplina artística, donde la creatividad y la técnica no tenía límites. 

Su especialidad es el realismo en blanco y negro. Disfruta plasmando la realidad de sus dibujos y óleos. Ahora ha sustituido los pinceles por agujas y el lienzo por la piel.

Sus valores inquebrantables son el esfuerzo, la dedicación por el trabajo, la perseverancia y la pasión.

Le motiva el compromiso, la honestidad y la generosidad con sus compañeros y clientes. Además de la creatividad en los diseños de sus tatuajes sin perder el entusiasmo en la realización de cada uno de ellos para crecer cada día como tatuador.

Su inspiración son los tatuadores que tiene más cerca de él, amigos y compañeros de los que puede aprender y compartir experiencias. Carles Bonafe, Okami y Matías Noble son sus referentes. 

El tatuaje lo es todo para él, es su pasión, su afición, su todo. En su escaso tiempo libre le gusta practicar senderismo o turismo rural, además de disfrutar del cine y la cocina.
Si tuviera que recomendaros algo a visitar del lugar en el que vive ahora, la Comunidad Valenciana, serían, por ejemplo, las fuentes del Algar, Tabarca, Bocairent, Cofrentes, Ontiyent, pueblos que albergan gran historia y con un encanto y arquitectura espectacular.

Confiesa que desde el primer día que entró en NOBLE ART se encontró súper a gusto, muy cómodo, todos los compañeros y compañeras le acogieron como a uno más. Halló un nivel de exigencia muy alto, que se mezcla con un ambiente agradable donde todos se ayudan y comparten experiencias.

Adrián, más conocido como Joke desde hace veinte años.

Su vocación por el tatuaje comenzó mientras estudiaba. El mundo del arte, pintar, los graffitis siempre le apasionaron y en el tatuaje encuentra todas esas especialidades explotadas por mil.

Su especialidad es el cómic o cartoon, sumándole sus pasiones personales: el graffiti y el color. Se inspira en el “rollo calle” pero aportándole limpieza, lujo, definición.

No entiende su proceso de trabajo sin la comunicación con su cliente. Trabajar en común las ideas y alcanzar un diseño que encaje en los deseos de su cliente y en su arte.

“Intento que mi tatuaje sea siempre único. Que se note que lo he hecho yo. Da igual quien lo vea, que se reconozca que es mi estilo. Repito algunos elementos para crear mi marca y que cada tatuaje tenga algo de mi esencia.” Sus cualidades son sin duda la limpieza a la hora de realizar el tatuaje. Que el tatuaje sea muy legible, que tenga una lectura muy clara, un recorrido visual muy definido.

Nos hace una lista enorme de artistas y tatuadores, y para acotar prefiere hacer una lista según especialidades. En pintura y graffiti algunos de los que más le gustan son Felipe Pantone, Okuda, Pichiavo, Bansky y muchos más de un estilo más underground. De tatuadores: VíctorChil, Logan deBarracuda, SimonKBell, son algunos de una lista muy larga.

Su tiempo libre lo dedica a pintar, a ver mucho anime y pasar tiempo con su novia y sus amigos. Su lugar favorito de València: NOBLE ART. “Es donde estoy todo el día y donde querría estar todo el día. Creando, diseñando, mejorando, avanzado. Somos unos locos de eso.” Incluye en sus lugares favoritos la Fábrica Flex, donde también dedica sus horas a crear, y un lugar para relajarse y disfrutar sería el cauce del río de Manises.

“Me gusta formar parte de la familia NOBLE ART porque vamos todos hacia el mismo destino. Vamos todos remando a fuego por mejorar, por ser imparables y por crecer día a día. Lo que más valoro es que todos nos apoyamos entre todos y queremos que el otro vaya a más.”

María, es nuestra única mujer del quipo oficial del estudio. En confianza algunos tatuadores la llaman Mary, pero no es un apodo oficial.

Su vocación empezó sin duda en bachillerato de artes. En esa época le ayudó a auto reafirmarse a nivel vocacional. Pero los tatuajes empezaron a llamarle la atención desde pequeña. “Salieron las ‘’calcomanías’’ en los paquetes de patatas fritas, y en verano era super divertido ponérselos en la piscina con agua y lucirlos, te hacían sentir rebelde, y eso gustaba.”

Su especialidad es el realismo, y en concreto, el mini realismo. Los disfruta mucho porque es un trabajo delicado y aunque parezca fácil, no lo es.

La implicación en cada tatuaje es una máxima absoluta para ella. A lo que añade perfección y perseverancia, que no funcionarían sin la paciencia. Las cualidades que María se exige en el trabajo son respeto, armonía y originalidad, en la medida de lo posible.

Admira a muchos artistas, y de varios ámbitos. En el arte siente devoción por los pintores clásicos.: El trabajo de luces y sombras de Caravaggio y de Rafael, la obra de Tiepolo , Tamara Lempicka, René Magritte, David Friedich, Alphonse Mucha y no puede olvidar la obra de Joaquín Sorolla.

Cuando comenzó a tatuar sus referentes eran los hermanos Godoy, Sara Fabel, Kat Von D., Teresha Sharp, Kasas Ink, Leo Barrachina, Lea, SaracorazonArt, Daniels Bauti, Isnard Barbosa, Gara Tattoer, Borja Okami, Jumilla Olivares, Sergio Doce, Franky Lozano, Evo Erk… y cómo no, ¡Matías Noble!

En su tiempo libre le gusta practicar deporte. Es una adicta a la adrenalina y por eso practica puenting, paracaidismo, parapente, escalada…

Comparte su amor por el tatuaje con su amor por el mundo de las motos custom. “Los domingos por la mañana me gusta salir a que me dé el sol sobre mi Harley. No me hace faltar irme a la china, con ir a Cullera, Gandía, la Albufera … sitios con mar, me conformo. “

Sigue algunas marcas, pero más por cuestiones de marketing y filosofía. Marcas como Moschino, a nivel publicitario, Yves Saint Laurent, Prada, Versace, Lacoste, Paco Rabanne.. sobre todo, le gusta lo que transmiten en sus spots de perfume. A nivel streetwear ella es una incondicional de Levi’s, Converse, Oakley, DC Cousa, Volcom, Vans, Nike y Puma.

Su lugar favorito de València es el faro antiguo del puerto y la parte final de la zona marítima del nuevo puerto deportivo, lo que se conoce como ‘’Paredón’’.

Son muchas las razones por las cuales le gusta trabajar en NOBLE ART y mejor que os las cuente ella:
“Trabajar con Matías Noble era una especie de sueño super difícil de conseguir. A nivel artístico es el cemento que une todo el equipo. Siempre tiene mil proyectos en mente y busca su crecimiento y el de su equipo. En el estudio impera el buen ambiente. Nos ayudamos entre nosotros, nos gusta ver que el de al lado mejora, porque aporta calidad al equipo. Y lo que aún me gusta más es saber que formó parte de un equipo que busca posicionarse en el mapa a nivel mundial.”

Julián, más conocido como Lyan, es de una buena cosecha valenciana, concretamente la del 79.

Su vocación por el tatuaje fue algo tardía y nos matiza: “Como casi todo en mi vida fue sin pensarlo y empecé aproximadamente hace seis años.”

Su curiosidad por el mundo del tatuaje nació mucho antes, cuando a los catorce años se hizo su primer tatuaje gracias al padre de un amigo. A partir de ese momento siempre fue un mundo que le fascinó.

Su especialidad en el tatuaje es el realismo black&grey, y aunque ha picado en otros estilos como el neotradicional o geometríco, al final se queda con el realismo black&grey porque transmite magia. 

Su inspiracioó viene de otros tatuadores y está muy pendiente de las nuevas tendencias y los avances ya que el tatuaje está en constante movimiento y evolución.

Su proceso de trabajo empieza con la primera idea que le transmite el cliente. No solo busca que un tatuaje triunfe en las redes sino que una vez curado, mantenga la calidad siempre.

Es minucioso, preciso. Le gusta pulir al máximo cada detalle y dar el cien por cien en cada tatuaje.

“Tengo la gran suerte de trabajar al lado de artistas que son referentes desde que empecé: Matías Noble, Nacho Frías, Camacho, Cristian Palmero…”

A nivel nacional e internacional sus referentes son Kike Esteras, Alvarito Tattoo,  Thomas Carli Jarlier, David Vega, Matteo Pasqualin… En el estilo micro realista le encantan Inal Bersekov, Cole Gray, Goldy_Z, Kozo… entre muchos otros.

Lyan dedica casi  todo su tiempo al tatuaje. Aunque el resto del tiempo tambien disfruta de su familia y su guitarra.

Imposible que nos recomiende un solo lugar en València, son muchos los que le gustan: “Me encanta nuestra tierra. Conforme más viajas más te das cuenta de lo que tenemos y de que es una joya. Me encanta el Barrio del Carmen, El Palmar, La Albufera y sobre todo donde vivo: L’Horta Nord. Es una auténtica maravilla”.

No duda ni en segundo en responder por qué le gusta trabajar en NOBLE ART. “¡Esta es la respuesta más fácil de todas! Me gusta el equipo que hay, desde el primer momento me han tratado de diez. Pero, sobre todo, me encanta la filosofía de trabajo. Nadie es más que nadie, todos nos ayudamos. Juntos somos más fuertes. Trabajar así es un privilegio.”

Cristian Palmero tuvo muy clara su vocación desde pequeño. A los trece años se hizo su primer tatuaje, con permiso de sus mayores, claro. Desde ese instante supo que lo suyo iba a ser tatuador.

Su estilo se enmarca en el realismo. Le gusta hacer composiciones de varias imágenes para así crear diseños únicos para cada persona.

Su inspiración son sus propios clientes, lo que quieren representar y qué ideas tienen. A partir de ahí, busca imágenes que puedan funcionar con su idea y lo prepara. “Para cada persona su tatuaje es único y como tal en mi vida personal soy estricto con el orden y la perfección e intentó trasladar eso a cada uno de mis trabajos.”

Se declara una persona disciplinada que se esfuerza por mejorar día a día.

No puede darnos nombres de artistas a los que admira porque son tantos que no podría enumerarlos.
“Hay muchos artistas que están haciendo cosas diferentes y no paran de innovar, eso me encanta.”

Lo mismo le pasa con sus marcas favoritas “Sigo a muchas marcas de tendencia y al igual que con los artistas me gusta la moda diferente.”

Le gusta pasar su tiempo libre con sus perros y disfrutar de su gente.

Si visitáis València Cristian os recomendaría la del zona del puerto de la capital pues le parece una de las zonas más bonitas, para poder disfrutar de la ciudad.

Le gusta ser parte de la familia NOBLE ART porque desde que empezó el proyecto no ha parado de crecer, de ir innovando y mejorando cada día. “Trabajamos muy bien en equipo porque nos apoyamos entre todos y seguimos un mismo foco para crecer cada día un poco más.”

Adrián es un enamorado de los tatuajes desde siempre. Los primeros que recuerda son los de su abuelo. Se declara un “macarra” y se hizo su primer pendiente a los nueve años, su primer tatuaje a los quince.

Nunca se planteó el tatuaje como profesión hasta que se dio cuenta de que su trabajo habitual no le gustaba y decidió dar un cambio de rumbo a su vida.

Su especialidad es el old school. Un estilo en el que se siente muy identificado y reconoce como el inicio de la evolución del tatuaje, cuando se pasó de usar un palo y agujas a las primeras máquinas de bobinas. No concibe el tatuaje sin esas bases.

Adrián nos cuenta: “muchas personas buscan que su tatuaje signifique algo, simbólico, nombres…”. Para él: “es algo más como una colección, al fin al cabo es arte, hay quien lo hace en esculturas, hay quien lo hace en las paredes con cuadros, a mí me gusta en la piel.”

Se inspira en grandes clásicos del tatuaje, sobre todo, los típicos de carceleros o marineros, o de los padres del tattoo como Sailor Jerry o Don Ed Hardy.

Su valor personal más importante: el respeto, amar lo que hace, trabajar pensando en que alguien va a llevar algo suyo para siempre y esforzarse en cada pieza para que sea única, y se puedan sentir orgullosos él y la persona que lo lleva cada vez que lo vean.

Se exige mucho de manera constante. El tatuaje es algo duradero, que quiere que se vea perfecto siempre, línea gruesa y la solidez de los colores. Concibe como imprescindible la limpieza e higiene a la hora de tatuar.

Los artistas que admira son aquellos que han marcado el mundo del tattoo como Sailor Jerry, Don Ed Hardy, el ilustrador Ricardo Cavolo, en definitiva, aquellas personas que crean un mundo nuevo de líneas, formas y colores. Para él hay dos tipos de artistas: los que plasman la realidad que tenemos (copian) y los que crean una nueva, es decir que esas imágenes tal cual, o proporciones, no las encontraremos nunca en la realidad.

Sus aficiones son la música rock, herencia de su padre y de los viajes a su lado escuchando cintas de Queen, Led Zeppelin, ACDC, Iron Maiden … tocaba la guitarra, pero confiesa que ahora el curro no le deja tiempo para ello. Ama las motos – Harley Davidson sobre todo, y todo lo que tenga que ver con ellas. Y en cada hueco libre que encuentra se engancha a algún libro.

Si tuviera que recomendaros uno de sus lugares favoritos de València sería el rio, hoy transformado en un inmenso parque, donde se pueden hacer todo tipo de actividades.

Formar parte de la familia NOBLE ART le gusta porque es un proyecto ambicioso, inconformista, y siente que estas características muy similares a su forma de ser; Siempre buscando más y sobre todo mejor. Además, nos confiesa, que el equipo en cuanto a personas es top, y trabajar con ellos siempre le motiva mucho.

“Tatuarse es más que una experiencia, y me gusta mucho cuando una persona se refiere a mí como “mi tatuador”, demuestra esa confianza depositada en mí.”

Alejandro Vivo Zalve, Zalve para nosotros, y Pokis para sus amigos. La historia del apodo Pokis mejor no conocerla.

Su vocación artística comenzó desde pequeño con el dibujo.

A los dieciocho se hizo su primer tatuaje y acabó pidiendo consejo a su tatuador, que le animo a intentarlo. A los veinticinco se compró su primera máquina, empezó a tatuar a sus amigos, y hasta el día de hoy el tatuaje sigue siendo parte de su vida o, mejor dicho, su forma de vida.

Su especialidad es el Realismo Black&Grey y el Microrealismo.

Su inspiración es el resultado de: la idea de su cliente, siempre indispensable, búsqueda de imágenes de referencia y muchas horas de trabajo.

Se considera comprometido, honesto, responsable, puntual, pero, sobre todo es exigente y perfeccionista a la hora de realizar un tatuaje.

“Intento superarme a mí mismo cada día para poder obtener los mejores resultados y la satisfacción de los clientes.”

Sus tatuadores de referencia son Jumilla, Sergio Fernández, Fredy, Matías Noble, Pawelindulski, entre otros muchos.

Su tiempo libre lo dedica al cine, las series, viajar, cocinar, ir al gimnasio, salir con la bici de montaña… si le definimos como inquieto nos quedaríamos muy cortos!

Le gusta sentirse cómodo y sus marcas tienen esa mezcla perfecta de diseño y sport. Por enumerar algunas: Zara, Tommy Hilfiger, Lacoste o Nike.

Cuando visitéis València Zalve os recomienda el Barrio del Carmen, el casco antiguo de la ciudad que alberga desde bares a museos, o lugares como la Plaza de la Virgen donde se mezcla la arquitectura del siglo XVI con unas terrazas llenas de vida, un punto histórico e internacional de la ciudad.

“De NOBLE ART me gusta el buen rollo que hay, la confianza, el compañerismo. Son todos unos profesionales de los que aprendo mucho. Por eso y más, dentro y fuera del estudio podemos contar los unos con los otros.”

Mauricio Godoy, advierte:“Jamás preguntes por Mauricio porque no sabrán quién es. Tu pregunta por Mau,que es como me conocen hace más de 15 años aquí en España.

”Nacido en Chile y de allí nos puede nombrar muchas ciudades en las que ha vivido hasta llegar aquí, a València, hace casi 15 años.

Siempre ha estado implicado en especialidades gráficas y artísticas y opina que el tatuaje es una herramienta de expresión más, dentro de todas las que hay. Así que le sería imposible decirnosque tieneuna vocación absoluta por el tatuaje. Más bien tiene una vocación absoluta por el arte, en todos sus sentidos. Ha estado yendo y viniendo del mundo del tatuaje durante años, pero se dedica de manera exclusiva a ello desde hace más un año.

Su dedicación al diseño durante años lo ha llevado a inclinarse por conceptos más minimalistas y líneas finas. 

En su proceso de trabajo se ciño al encargo, le gusta escuchar a la gente para saber qué es lo que buscan y como potenciarlo. Es de lateoría de que la inspiración no existe, si sabes hacer algo bien lo haces y punto. “La práctica es la que hace que mejores. El esfuerzo de meterle horas a tu trabajo.

”Tatuadores y artistas a los que admira hay muchos: @koanworks , @chenjie.newtattoo, @victorzetall, @kubrickgood@goldy_z, @kozo_tattoo y muchos más que se me quedan por ahí. “No nombraré a mis compañeros del estudio porque sería hacerla pelota, pero aprendo de ellos todos los días.

”Su lugar favorito en València es su casa. “Está cerca del mar y no hay nadie alrededor, es un pueblo tranquilo. No soy de ciudad, aunque trato de empaparme de ella. En cuanto puedo huyo.”

Le gusta formar parte de la familia NOBLE ART porque se sale del común de los estudios de tatuaje y acepta la diversidad de estilos sin encasillarse en alguno como tal.

“Puedes ver desde un estilo tradicional con maquinas de bobina hasta estilos realistas black & grey y color, que conviven perfectamente dentro del estudio. Yo creo que esa es la esencia de un buen equipo y es lo que sucede en NOBLE ART”

 

Isabel Collado se dedica a la micropigmentación

Para ella la micropigmentación es belleza. Pero no solo eso, entiende su especialidad como algo que ayuda a mejorar la vida de las personas, que, por cualquier razón (ya sea salud, accidentes…) necesitan esta especialidad para reconciliarse con su cuerpo.

Su especialidad son las cejas, mas concretamente la tecnica de Microblading.

Se inspira viendo a otros profesionales del sector. Para ella su proceso de trabajo debe ser meticuloso. Estudia qué necesita el cliente y cual es el mejor diseño para él. 


“Mis valores personales son la busqueda de la perfección y la constancia. Siempre me esfuerzo mucho para hacer las cosas lo mejor posible. Al fin y al cabo, trabajo con las personas para hacerlas más felices consigo mismas.”

En su tiempo libre procura salir a la montaña, dedica muchas horas al crossfit, la lectura, la música y el cine.

Artistas de su gremio a los que admira tiene varios. Entre ellos, Laura Jorda, Sonia Andreu, que fue su mentora Lucia Moncayo y Eugenia Arrieta.

De València no puede recomendaros un solo lugar, le gusta entera. Pero sus favoritos son la playa y el Barrio del Carmen.

“Me gusta mucho formar parte de NOBLE ART porque es un estudio magnífico. Llevo con ellos desde que empecé en esto y quiero seguir con ellos durante mucho más tiempo. Me encanta la técnica de trabajo y la ambición que tenemos, el hecho de seguir siempre aprendiendo, mejorando y avanzando...”

Previous
Next

Joana es la primera sonrisa que os vais a encontrar nada más entrar en NOBLE ART. Nació en València y se declara una enamorada de su luz y de la vida en esta ciudad.

Hace tres años empezó en el mundo del tatuaje como manager del estudio y desde el principio le transmitieron la historia y el trabajo duro que hay detrás del mundo del tattoo y detrás de un artista del tatuaje. “Fue eso lo que hizo que viviera esto como una vocación y mi respeto hacia al mundo de los tatuadores y piercers creciera cada día”.

Si tuviera que elegir un artista elegiría a Sailor Jerry como idea romántica de la figura icónica del tatuador tradicional y de cómo el arte adquiere significado como pieza única para cada persona que lo lleva.

Si visitas València Joana te recomienda no dejar de visitar uno de sus lugares favoritos: El Barrio del Carmen, tanto de día como de noche.  “Son como dos barrios distintos dependiendo de la hora a la que vas” Y, además, si quieres una visita perfecta te recomienda la mejor época del año: durante las Fallas. Cuando las calles están abarrotadas, huele a pólvora, cada esquina cuenta una historia, un nuevo sitio para sentarse, música para escuchar o bailar.

Me encanta esa gente que tiene “rollo” sin casi proponérselo. Creo que por eso me encanta la marca Nike.

“Trabajar en NOBLE ART significa que estoy trabajando con artistas y que lo que ofrecemos es arte que la gente va a llevar para siempre en su piel, me apasiona. Estos son los valores que llevo a cabo en mi trabajo en el día a día: los tatuadores son artistas, los tatuajes son piezas de arte y nuestros clientes se merecen tatuajes únicos y personalizados.”

Ángel, treinta años y nacido en València.

Se describe como un “pseudo artista”, es decir, no practica ninguna disciplina, pero es un constante consumidor.

Siempre le ha gustado todo tipo de arte, aunque utiliza el tatuaje como medio de expresión.

En general, se considera una persona bastante seria e intenta que eso se vea reflejado en su trabajo. Aunque, confiesa, que a veces debería aprender a soltarse un poco la melena.

Siente que cada vez es más fácil llegar a artistas con grandísimo talento. Las redes sociales ayudan mucho en esto, pero no le hace falta visitar las redes porque, nos confiesa, tiene la suerte de rodearse de un equipo de artistas ejemplar. La constancia y dedicación que ve día a día es brutal.

Es adicto al sol y al deporte, sobre todo correr al aire libre. Aunque, también, le encanta disfrutar de estar en casa. Una estupenda contradicción!

Le encanta Balenciaga. Según él porque “Está logrando asociar la calle con todo el nuevo lujo. Es imparable.”

Para él lo mejor de València es el buen tiempo, aunque si tuviera que elegir un lugar… siempre elegiría Ibiza.

De NOBLE ART le enamora que es una familia que está en constante evolución. Esto le mantiene vivo y siempre aprendiendo.